Tips de seguridad infantil en el hogar

Cómo proteger a tu bebé en casa

El hogar suele ser el lugar donde nos sentimos más seguros y confiados, y por eso mismo, es el sitio donde ocurren muchos accidentes, tanto a adultos como a niños. La seguridad infantil en el hogar es uno de los pilares de esta web, y por ello vamos a escribir mucho sobre este tema, además de darte ideas, trucos y posibilidad de comprar productos para la seguridad de tu bebé en casa.

Los más propensos a sufrir accidentes son los niños menores de 5 años y los adultos mayores de 65.
Los niños, por su afán de aventura y la inconsciencia típica de su edad, pueden meterse en problemas con graves consecuencias. Y los mayores de 65 suelen tener accidentes debido a la pérdida de reflejos y movilidad, y a que en muchos casos viven solos.

Caídas, quemaduras, intoxicaciones, incendios, asfixias… son múltiples los eventos que podemos encontrarnos sin esperarlo. Es importante, por tanto, que hagamos un pequeño estudio de la seguridad de nuestra casa, identifiquemos qué puntos podrían ser conflictivos, y pongamos las medidas de seguridad oportunas.

Antes que nada, es fundamental contar con unas instalaciones de electricidad, agua y gas seguras en nuestra casa. De este modo evitamos electrocuciones, incendios, intoxicaciones por gas… accidentes que suelen ser muy graves.

Y una vez revisada la casa en general, vamos a hacer un repaso a la seguridad en todas las estancias de la casa.

Peligros en el baño para los niños.

Es sin duda uno de los lugares más problemáticos, debido al riesgo de caídas y electrocuciones. Si guardas los medicamentos en el baño, debes colocarlos en alto y mantenerlos en sus envases originales.
Prepara un botiquín con los accesorios más usuales en caso de heridas, y guárdalo lejos del alcance de los niños. Para tener en cuenta la seguridad infantil en el hogar, tu botiquín debe tener al menos: tiritas, vendas, algodón, gasas, agua oxigenada, alcohol, tijeras, pomada antiinflamatoria y pinzas.

En la ducha, es mejor poner puertas en vez de cortinas, para evitar caídas. Puedes instalar también barras de apoyo y alfombras o tiras antideslizantes.
Y un consejo fundamental, que evita muchos accidentes: nunca uses aparatos eléctricos mientras estás en la ducha o dándote un baño.

Seguridad infantil en la habitación.

En las habitaciones de descanso, instala detectores de humo. Coloca elementos de seguridad para que los niños no puedan abrir las ventanas, y señaliza las puertas acristaladas para que se note que están ahí y no haya accidentes.
Evita las estufas o braseros en estas estancias.

Prevención de accidentes en la cocina.

Hazte con un extintor de incendios apropiado para el hogar, e instala un detector de gas y humos, que te dará la voz de alarma si por ejemplo olvidas un sartén en el fuego.
Para evitar accidentes con el gas, utiliza placa vitrocerámica o de inducción. En caso de que notaras que huele a gas, debes ventilar la estancia antes que nada. Y por supuesto no presiones interruptores eléctricos o enciendas fuego.

A la hora de cocinar, retira los mangos de las sartenes y cazuelas hacia dentro, para evitar que el aceite caliente pueda caer. Si una sartén se prende fuego, debes taparla para que la llama se ahogue.

Medidas de seguridad en el salón.

Debes anclar el televisor a la pared, existen soportes especiales para ello. Organiza los cables de modo que queden ocultos y no haya forma de tropezar con ellos.
Si tienes alfombras en tu salón, deben tener un sistema antideslizante, para evitar caídas.
Y si tienes calefacción, recuerda que estos aparatos deben estar lejos de las cortinas y los muebles.

Seguridad infantil en la piscina y el jardín.

En cuanto a la seguridad infantil en el exterior del hogar, si tienes piscina sobre todo, es fundamental que la protejas cuando no se está utilizando. Puedes instalar una valla o un protector de piscina, de este modo, no habrá riesgo de ahogamiento de los más peques o de las mascotas. Si vas a hacer la limpieza de la piscina, utiliza guantes y máscara si trabajas con productos químicos.
A la hora de hacer barbacoas, hazlo siempre lejos de árboles o elementos inflamables.

Más segurida en el garaje.

En esta estancia hay riesgo de intoxicación por monóxido de carbono si dejamos el coche en marcha durante mucho rato.
Si lo utilizas como trastero, mantenlo ordenado y fija las estanterías a la pared.

Balcones, pasillos y escaleras.

Los balcones y escaleras deben tener su correspondiente barandilla, mayor de 90 cm, y por la que no se pueda colar ningún niño o niña. Asegurar la entrada de los niños a balcones es primordial también.
En los pasillos, evita los suelos deslizantes, e instala detectores de humo.
En cuanto a las personas mayores, que son ya más del 19% de la población española, debemos saber que las caídas son el accidente más común que sufren. Aquí no solo tenemos en cuenta la seguridad infantil en el hogar, también la de las personas mayores.

Según avanza nuestra edad, van empeorando nuestras condiciones físicas, y eso se traduce en falta de coordinación y reflejos a la hora de movernos por la casa.
Para evitar los tropiezos de nuestros pequeños y mayores, es necesario tener suelos antideslizantes en casa, mantener despejadas las zonas de paso, y mantener fijas al suelo las alfombras.

Las escaleras son otro punto de peligro. Es aconsejable utilizar calzado de goma y cerrado, tener la luz encendida y las manos libres para poder sujetarse a la barandilla. También podemos poner barras antideslizantes en los escalones.
Las personas con problemas de movilidad deben evitar hacer reparaciones tales como cambiar una bombilla. Subirse a una silla o taburete puede suponer una caída tonta con consecuencias imprevisibles.

Las quemimagen de protector pared para enchufesaduras también son frecuentes. Aparte de cocinar con los mangos hacia adentro, deben hacerlo en el fogón más alejado del borde de la placa, y evitar utilizar mangas anchas.

Y los peques son, sin duda, los que mayor riesgo de accidente tienen en el hogar. Su falta de noción del peligro y su afán de experimentación a veces juegan malas pasadas. Nunca dejes a los niños solos por mucho tiempo, y no les dejes en la bañera sin supervisión.

Si estás cocinando, mantenlos alejados de las cazuelas o sartenes, para evitar quemaduras. Guarda los productos de limpieza, medicamentos, bebidas alcohólicas y cosméticos en lugares inaccesibles para ellos.

Evita que jueguen en lugares peligrosos: ventanas, balcones, escaleras… o cerca de pozos, piscinas, obras…
Protege todos los enchufes de la casa, y mantén los cables alejados de la vista. Objetos como bolsas de plástico, botones, monedas…. Deben estar fuera de su alcance, por el riesgo de asfixia existente.
Presta especial atención si el niño está en el cambiador, la trona, o lugares altos, ya que el riesgo de caída es alto.

imagen de kit protector esquinas mueblesColoca protectores en las esquinas de los muebles, y retira las figuras y adornos de su alcance. Las plantas también deben estar lejos, debido al riesgo de intoxicación (y por seguridad para la planta, también 😉

Esperamos que estos consejos te sean útiles para proteger a tu familia y tu hogar. No dudes en ponerlos en práctica.

Votación
¿Te ha resultado útil este artículo?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar