Su seguridad, lo más importante.

imagen de manos unidas adult@ y bebé
Nosotr@s les damos la vida, ell@s nos dan la principal razón para vivir.

Según las estadísticas, la mayor parte de los accidentes protagonizados por niños o niñas en edad infantil (hasta los 5 años), ocurren dentro de casa. Parece increíble, ¿verdad? Yo tampoco terminaba de creérmelo cuando empecé a leer sobre ello, pero una vez comprobadas varias fuentes y leído mucho, llegué a la conclusión de que es cierto, por duro que nos parezca.

Siguiendo con la seguridad infantil, la OMS nos dice que la principal causa de muerte de niños y niñas entre los 10 y 18 años son los accidentes de tráfico. Sabemos que las sillas a contramarcha protegen a nuestr@s peques hasta los 6 años por lo general, pero es importante también llevarlos protegidos por buenas sillas aunque sean a favor de la marcha. No es lo mismo un alzador que una silla, no protege igual. Como veremos más adelante en artículos que vayamos publicando, hay diferentes tipos de sillas, modelos y marcas, pero no todas protegen. Debemos asegurarnos de que la silla ofrezca total seguridad y protección en caso de accidente.

Otro tema que nos importa muchísimo en cuanto a la seguridad infantil es su protección a la hora del paseo. Según nos dice la European Injury Database, anualmente se producen unas 5900 lesiones en niños y niñas, desde que nacen hasta los 4 años, relacionadas con las sillas y coches de paseo.

Nuestra casa no es segura. Cuando tenemos bebés, o si pensamos tenerlos, hay que ponerse en marcha e ir preparándolo todo para evitar accidentes domésticos. No vayas a entrar en pánico ahora, ¿vale?, no te quiero asustar, tampoco hay que prepararse para una invasión. Solo tener en cuenta algunos detalles que voy a comentar para que tengas tu casa segura. No es difícil, no te preocupes.

En estos videos que vamos a compartir te explicamos varias fórmulas y trucos para tenerlo todo a punto y lo más seguro posible.

Tutorial sobre seguridad infantil en youtube

Para ir “abriendo boca”, te dejamos un pequeño resumen en este video que compartimos en nuestro canal de youtube, para que vayas viendo cómo proteger tu casa para tener tranquilidad y que tus peques no corran peligro. Siempre les surgen nuevas ideas e irás cambiando pautas según vayan creciendo, sobre todo si a tus peques les gusta escalar, como a los míos…

Consejos de seguridad para tu bebé en casa

Ya está aquí. Tu peque ya está en casa. Cada bebé, niño o niña, es un mundo. Sus inquietudes, ganas de explorar, tocar, morder, chupar, son diferentes y no se manifiestan siempre en la misma etapa. Todo depende de su desarrollo. Lo principal, según mi experiencia como madre de dos, es marcarte unas pautas para tener la casa segura y que no te vaya la vida en ello. Por más que te esfuerces y creas que lo tienes todo controlado, seguramente él o ella encontrará algo a donde subirse, trepar, algo que llevarse a la boca, etc.

Mi primer consejo es que, por muy pequeño que sea tu hijo o hija, es mejor explicarle el porqué de las cosas. Yo tengo una creencia: ni los niños o niñas son tontos, ni son robots con órdenes a obececer. Por eso creo que si les explicamos porqué hacemos las cosas, lo entenderán antes que si simplemente quitamos las cosas de su alcance, y ya está, porque “sí”. A partir de cierta edad ya son capaces de aprender y entender lo que les decimos. Incluso de razonar.

Por ejemplo: la plancha.

Acabas de planchar hace poco y se te ha olvidado ponerla a cierta altura. Tu hijo o hija la ve y piensa: ¿qué será eso? Le llama la atención, va a ver qué es, la toca y se quema. Esto pasa a menudo, porque somos personas, seres humanos, podemos tener una necesidad urgente, estamos solos o solas en casa con ell@s y podemos tener un descuido. El peque se ha hecho daño y llora, tú te asustas, te culpas, pasas un mal trago por la situación que ha desencadenado la plancha. Normalmente pasa la primera vez que la ven y si no saben que puede estar caliente y hacer daño. Pues bien, para evitar este accidente doméstico, hay dos maneras (según lo veo yo):

– Pones la plancha a una altura a la que tu peque no llegue a tocarla, sin decirle lo que es (crees que es mejor que no lo sepa).

Este es el caso del ejemplo que puse antes, en el que tu peque no tiene información sobre ese objeto y, en un descuido tuyo, lo ve y va a tocarlo para examinarlo. ¿Por qué toca algo que no conoce? Porque están en continua fase de aprendizaje y para ello necesitan explorar, es parte de su desarrollo como persona.

– Pones la plancha a la misma altura, evitando que la toque a todas horas, pero le explicas por qué lo haces. Incluso le puedes mostrar cómo coge calor cuando la utilizas y le puede hacer daño porque le puede quemar la mano.

En este caso tu peque ya sabe lo que hay, lo que puede suceder si toca la plancha cuando está caliente. Ya la conoce y no se sorprenderá de verla de cerca.


Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar